Muchas gracias

Solo paso para saludar a quien tenga la suerte de aún leer lo que haya en este espacio.

De igual manera sirva este post para agradecer a aquellos que me siguieron y que hoy tal vez ya me han dejado en el olvido. Pero la realidad es que hay poco tiempo para mantener activo este blog, la motivación ha caído, mas no así mi habito de correr un poco de vez en cuando.

Nuevamente muchas gracias y hasta siempre.

Felices kilómetros para todos…

Una semana después

Dean Karnases

Dean Karnazes al amanecer

El Domingo pasado se cumplió una semana después del maratón de Lala.  Salvo los 20 minutos de trote el Miércoles me la he pasado sin ponerme los tenis, hasta ese día.  Volví con 40 minutos de trote muy suavecito, pues aún siento las piernas pesadas.  Este tiempo me sirvió para ir aflojando los músculos adormecidos, por la tarde ya me sentí muy bien. El lunes por ser día feriado y a solicitud de mi familia no salí a correr, me quedé en casa para ayudar a mi hija a realizar una tarea de la escuela, y vaya que fue entretenido; una búsqueda por internet, imprimir una fotos, recortar, pegar una hoja aquí otra por allá y finalmente el trabajo quedó terminado, buen trabajo en equipo, espero que “saquemos” buena calificación.

Hoy he vuelto a la rutina, me tocó madrugar porque me he formulado un programa de entrenamiento muy light para correr el maratón de la Ciudad de México o el de la ciudad de León, ambos en Septiembre, y aún no me decido por cual, ya que hay una semana de diferencia entre uno y otro, así que con ese objetivo en mente; hoy me tocaban 30 minutos de carrera “fácil”, es decir 30 minutos de trote sin esforzar en ningún momento, así que 5:30 a.m. suena el despertador y ya lo estaba esperando con una mano en la ropa de correr y en la otra los tenis, salgo de puntitas para no despertar a mi esposa in a la bebé y allá voy… 10 minutos calentando… girando tobillos, rodillas, cintura, hombros, cuello… un salto para delante y otro para atrás (casi el baile del sapito)… el clima se presta para no ir titiritando los primeros 5 minutos, y así pasan los 10, 15, 20… 30 minutos… caramba!!!… como pasa rápido el tiempo cuando se disfruta algo… directo a mi sesión de estiramientos… primeros mis maltrechos gemelos que tanta guerra me han dado últimamente, en verdad se sienten tensos, me cuesta elongarlos como antes… en fin no hay prisa, estiro a conciencia sin esforzar demasiado, cuento hasta los reglamentarios 25 segundos en posición sostenida y cambio a otro grupo muscular, sigo con los isquitiobiliales, los cuadríceps, los psoas iliacos, y antes de que esto se convierta en clase de anatomía termino estirando hasta los párpados.

Retorno a casa, me doy un buen baño, un desayuno balanceado y a llevar a mi niña a la escuela, para salir corriendo rumbo al trabajo (metafóricamente), el cual está a 45 km de distancia…

Mañana será lo mismo… visto globalmente sí… pero cuando lo vives y experimentas ningún día será igual a otro, así sean las mismas tareas y secuencia de actividades, no implica con ello que segundo a segundo repitamos la anterior…  Tendré que madrugar mañana, sí es cierto, tendré que levantarme a la 5:00 a.m. pero a cambio tendré mi recompensa; esos minutos de euforia, de sentirme vivo, de saberme libre… esa es la energía que me ayuda a enfrentar el día, a mantener la calma, pero sobretodo me he convencido que estoy dejando un ejemplo de vida y disciplina a mis hijas, porque tarde o temprano a ellas les tocará seguir un sueño y deberán ser disciplinadas y constantes: -“Hay que echarle ganas, así como mi papá”-, si algún día lo dicen, con eso me bastará…

Felices kilómetros…

XXII Maratón Lala

El sábado arribé muy tempranito a Torreón según yo me iba a hospedar con un amigo que tiene parientes en esa ciudad, pero cuando le pedí a los taxis que me llevaran todos dijeron que no, que hasta que hubiera claridad, aún no salía el sol. Entre que sí y no, me decidí a irme al hotel, ya que si los taxistas tanto le temen a ir a la zona como que no me sentía muy tranquilo. En fin me registré en el hotel, fui a desayunar, me fui por mi paquete tempranito y regresé al hotel, me quedé dormido y desperté justo para ir a la cena de carbohidratos, después de eso de nuevo al hotel y preparar mis cosas para levantarme muy tempranito. Mi intención era dormirme a más tardar a las 10:00 para poder levantarme sin pesadez, pero para mi suerte en la habitación contigua se hospedó una pareja de tortolitos que le dieron rienda suelta a la “privacidad” que suelen otorgar las habitaciones de hotel. Como sea, entre ruidos, quejidos y raspones a la pared, se calmaron pasando las 12:00 de la noche. Me levanté a las 4 para mi ritual de preparación, desayunar una sopa, un trozo de fruta y un traguito de café. Salí hacia la zona de salida, estaba algo fresco, que aunque en el radio mencionaban que estábamos a 16°C, el viento hacía que la sensación de temperatura fuera más baja. En el área de salida pude encontrarme con un amigo de mi pueblo al cual le había platicado del maratón y que en su momento me dijo que algún día lo correría, pero que quizá el 2010 se le hacía muy pronto, y sin embargo ahí estaba preparado (supuse) un poco más que yo.
Dieron el disparo de salido de las chicas Elite, 15 minutos después hacían lo mismo con el resto. Mi amigo y yo nos fuimos al mismo paso durante los primeros 5 kilómetros, al llegar al abastecimiento de ese kilómetro me detuve a caminar un poco, pues recordé que mi condición no andaba para correr a tope los 42.195 km, así que pensé hacerle al estilo Galloway… correr y caminar, y en el km 5 estaba a muy buen tiempo de tomarlo en serio. Así que corría 14 minutos y caminaba rápido 1 minuto… así me fui y digamos que bastante descansado, cubriendo 5 km en 30 minutos como relojito… llegando al km 24 empecé a sentir los piquetes en los gemelos… ¡Mala señal!… en menos de 10 zancadas me dio el calambre en el gemelo derecho… ¡Fue horrible!… quise estirar, pero era tan fuerte que no podía controlar la pierna… hasta que bajó lo suficiente para caminar un poco… al llegar al 25 ya me sentía mejor, retomé el trote y al medio kilómetro me vuelve a dar… otra vez a caminar… en el 26 retomé trote y a medio km de nuevo el calambre y más intenso… para no hacerlo muy largo; me dieron en total 6 calambre en el gemelo derecho bastante intensos, en uno hasta el suelo ví de cerca… finalmente y siendo precavido tuve que desistir de aventarme la ruta completa y en el km. 30 me salí… caminé una cuadra y aparecí en el km 41. Caminé el resto de la ruta y los últimos 195 metros me los chuté a galope… resultado: Calambre al cruzar la meta… Tomé un taxi al hotel, un buen baño, a entregar la habitación, una buena comida y el resto de la tarde me la tomé libre… es decir, dejé mis maletas encargadas en el hotel, me fui al cine, di unas vueltas por el centro comercial, visité una librería y me puse a leer, más tarde me fui a tomar un café y cuando menos acordé era hora de tomar camino a la central, pues mi camión salía a las 9:45 de la noche, esta vez tomé un asiento estratégico, a medio pasillo y retirado de la pantalla de tv. Así que una vez arriba me quedé tan dormido, que solo me desperté cuando anunciaron que llegábamos a Aguascalientes, ahí hice escala para esperar el otro autobús que me llevaría a mi ciudad, llegué por fin a las 7:00 de la mañana el Lunes, apenas con unos cuantos minutos para desayunar, un regaderazo, llevé a mi hija a la escuela y me fui directo al trabajo… A final de cuentas el maratón no fueron los 42 km, sino el regreso en conjunto con el día de trabajo que no estuvo tan Light como otros Lunes… Creo que me convino no haberme molido en los 42 km, pues si que me iba a hacer falta energía para el inicio de semana… tanto que ni tiempo tuve de acordarme de los dolores post-carrera y ni señas me quedaron de los dichosos calambres… Ahora estoy tranquilo por el momento, hoy salí a trotar 20 minutos y me he sentido muy bien, espero continuar así.

Siguiente objetivo: Medio Maratón León-Comanja Julio 2010…

Felices kilómetros

De camaleones y otros bichos…

¿Cuantas veces me habré sonrojado en el pasado?, recuerdo que solo han sido pocas, el color de mi tez y la poca cantidad de vasos capilares en las capas más externas de la piel no son muy propicias para que ocurra esto. Sin embargo mis orejas me delatan, el efecto de ruborizarse es visible en esta parte corporal (y luego se dice que también el estómago se sonroja, pero para verlo es complicado). En este punto de mi vida, donde creo conocerme un poco mejor, o al menos tengo más consciencia de mi entorno interno y externo, sé que para ruborizarme hay 2 razones; que me coqueteé una mujer extremadamente atractiva, y la más frecuente, que tenga pena por algo que dije y no pude cumplir.

Pues así me siento, con un poco de calor en el rostro (aún a pesar del frío que está haciendo). Y es que a esta fechas sigo abrazándome de la pereza y no he entrenado como debiera. La cita con el maratón es el 7 de Marzo y a escasos 44 días lo más que he corrido son 90 minutos a ritmo de viejito con bordón. Si esto sigue volveré a presentarme al maratón en calidad de turista, sin aspirar a mejorar mi tiempo, y quien sabe… tal vez sea la primera vez que abandone de verdad, ya no hay mucho que entrenar, solo mantenerme en forma para no desfallecer en el intento.

Tal vez la próxima ocasión escriba para contar si hubo un cambio de condiciones… al día de hoy, corro en días que terminan en “o”.

Felices kilómetros.

Cerrando el año 2009

Un año mas en el que han pasado mil cosas, imposible de enumerar una a una sin hacer de esto una entrada con “mucho bulto”. Tomaré las más representativas:

– Febrero: El mes que tomé como inicio de temporada para correr, tomando el medio maratón conocida como Carrera de los Barrios en León Gto.
– Marzo: La cita con el Maratón Lala, corriendolo con mi mejor tiempo hasta el momento.
– Abril: Otra vez a cubrir el Ultramaratón de Jalisco, 50 km para mejorar el tiempo del año pasado por más de 30 minutos. También nos enteramos que mi esposa estaba embarazada.
– Mayo, Junio: sin demasiada pretenciones salgo a correr solo por el placer de hacerlo, sin un plan en mente o algo estructurado.
– Julio: me enfrento al medio maratón León-Comanja, en el cual por ir algo enfermo me fue algo mal que por un momento cruzó por mi mente la idea de abandonar, sin embargo la testarudez me mantuvo en el camino después de un respectivo descanso.
– Agosto: me presento nuevamente a un medio maratón para sacarme la espinita dejada en el mes anterior, mejorando por unos minutos mi mejor tiempo.
– Septiembre: me animé a enfrentarme al maratón Independencia, con poca preparación lo tuve que cubrir a paso conservador, lo sufrí un poquito mas que los anteriores pero aprendí muchas cosas de los corredores que ahí conocí.
– Octubre: cerré la temporada del año con una carrera de 15 km en compañía de unos amigos del trabajo que debutaron en las Carreras populares. Adicionalmente nació mi segunda hija, por lo que los compromisos adicionales a los familiares quedaron en segundo plano, incluyendo las carreras.
– Noviembre: poca actividad deportiva, globalmente podría considerarlo como un mes “lampareado”, pocas horas de sueño, preparar biberones y cambiar pañales fueron mis actividades mas demandantes.
– Diciembre: ya un poco recuperado y con mas horas de sueño retomo los entrenamientos, espero que sean lo suficiente para enfrentarme con dignidad el maratón de lala en el 2010.

Así cierro estos 365 dias, y para no cambiar nada, en unas cuantas horas seré la única alma en el pueblo corriendo a primera hora mientras todos duermen recuperándose de la resaca de año nuevo.

Eso es lo que más me gusta del primer día del año, y espero me valga para continuar otros 365 días corriendo.

Feliz Año y felices kilómetros.

Esta habitación olvidada

Después de 5 meses de olvido, vuelvo para leer las entradas un tanto empolvadas y arrumbadas en este rincón que se ha quedado un tanto alejado de la luz que aportan las actualizaciones frecuentes. Quizá la oscuridad llegue a su tiempo, pero antes de que ocurra eso quiero darme otra oportunidad y volver a retomar este espacio que va quedando vacío.
Cosas han pasado desde la última vez que vine por aquí; corrí el Maratón Independencia el 20 de septiembre, el nacimiento de Dianita el 9 de Octubre, una carrera de 15 km donde 2 compañeros del trabajo han debutado como corredores y con muy buen tiempo, un pozo de falta de motivación que me ha dejado 2 semanas sin trotar mas que solo los domingos, desveladas en los dos primeros meses de mi bebe que me dejan apesumbrado y un frío que inicia y completa el cuadro perfecto para decir “Hoy no corro”…

Se acercan las fiestas decembrinas, de la cuales ni comparto la alegría de muchos, ni me deprimen como a otros tantos les sucede, simplemente son fechas de mucho barullo, compras innecesarias y comidas sabrosas…

Por el lado del deporte, tengo en la mira empezar la próxima semana a correr ya con algún programa estructurado. Con los trotes de fin de semana veo que no he perdido mucha condición pero tampoco tengo la resistencia que logro cuando voy preprando algún maratón, por lo pronto tengo como objetivo máximo el Maratón Lala 2010 el 7 de Marzo, todavía no estoy inscrito, si la proxima semana me activo será necesario incribirme al terminar este año.

Así que si creían que el escribe había colgado los tenis, equivocados están, hay mucho Luis para rato…

saludos y felices kilómetros.

Nueva cita (como si fuera la primera)

blind

¿Cuantos hemos asistido a alguna cita a ciegas?, nos ahogamos en una tormenta de ideas que nos llegan a la mente; “¿Cómo será?, ¿Y si no es mi tipo?, ¿Y si no me gusta, por donde me escapo?…

Pues si mis estimados cómplices que siguen este blog, estoy en ese proceso, lleno de dudas y sin embargo la curiosidad me mantiene con la sensación de mariposas en el estómago… me siento como en la primera vez, hecho un manojo de nervios, con la incertidumbre de cómo será, si me gustará, y en caso de que así sea,  pensando si la volveré a visitar nuevamente y conocerla más a fondo, aunque dicen que con la segunda vez se disfrutan más los detalles y se ven cosas que en la primera impresión pasamos por inadvertido.

En mi caso, la primera ocasión me sirve para un reconocimiento general, saber donde están sus atractivos y donde ir con pies de plomo para salir bien librado.   Por otro lado, como ya no soy un jovenzuelo lo ideal sería dejarme llevar… quien sabe, a veces cuando menos lo esperas te puedes llevar una sorpresa.

Mi esposa sospechaba algo de esta situación… me veía pensativo y muy pegado a la computadora, se percataba que pasaba horas haciendo que solo navegaba pero sabía que buscaba con ansiedad algo… Ayer por fin al verla un poco intrigada sobre mi introversión, le tuve que contar toda la verdad y me dijo que vaya sin preocupaciones:  Así que armado de valor y con el consentimiento de mi esposa, voy a ir por primera vez al Maratón Independencia en León Guanajuato el próximo 20 de Septiembre.

Sería la primera vez que corro un maratón cerca de mi ciudad, y por lo que sé la ruta no es fácil pero tampoco es cosa del otro mundo.  Veremos que nos depara el destino, quizá la vuelva a agendar, quizá la cambie por alguna otra, solo después de correrla podré decidir.

A partir de hoy quedan 8 semanas para prepararme medianamente y saciar mi sed de kilómetros, a pasito trotón si es necesario pero el detalle es llegar.

La cita está en pie.

XXX Maratón León-Independencia

Felices Kilómetros.