La Cima

3-montana

Como he leído en alguna parte, los alpinistas que saben lo que hacen, realizan un proceso de adaptación mientras suben las montañas más altas, a determinada distancia acampan un par de días para realizar la adaptación a la altura, algunos utilizan la técnica de subir lo más que se pueda para luego descender y asimilar el cambio de presión atmosférica y el enrarecimiento de oxígeno.

Si hago la comparativa con el acondicionamiento de largas distancias, es algo similar, acumular kilómetros y llegar más lejos, para luego retroceder en cantidad para asimilar el esfuerzo, lo que en la ciencia del acondicionamiento físico le llaman el ciclo de supercompensación.

El maratón dentro de un ciclo de entrenamiento, es nuestra cima, con sus respectivos periodos de adaptación.  Y cuando llegamos a la cima, bajamos hasta la base para elegir remontar la escalada o tomarnos un buen descanso antes del nuevo ascenso.

Así pues, la semana pasada ha transcurrido muy tranquila aquí en la base de la montaña.  Con solo 3 días de trotes de 30 minutos y otro más de 45 minutos el domingo.

Hoy retomé mi programa de entrenamientos de “calidad”, un calentamiento de 2 Km. seguido de 12 repeticiones de 400 metros a media candela, lo suficiente para no sentir que voy flojo, pero tampoco tan fuerte como para exigir todo en un solo día, cada una con 100 mts de recuperación, al final un trote de 1 kilómetro para aflojar músculos, una buen sesión de estiramientos y ahora prácticamente me siento como nuevo, ningún dolor, molestia o agotamiento se ha dejado sentir en el transcurso del día.  Días como estos son lo que me dejan satisfecho por realizar un deporte que me mantiene vivo (literal y metafóricamente, indistinto a la vez).

Hoy me enteré que el gerente de la empresa donde trabajo ha comentado que admira la capacidad y resistencia que he adquirido en esto de correr, y lo que más admiraba es que le dedico mucho tiempo y dinero a este deporte, que es signo de que debe de gustarme mucho como para invertirle tanto.  Bueno, no estuve en esa conversación pero de haber estado hubiera preguntado -¿Acaso las cosas que valen la pena, no merecen el precio a pagar por ellas?-, conozco que el gerente en su juventud le gustaba correr, aunque nunca participó en una carrera popular, e incluso a su edad de más de medio siglo sigue trotando sus 5 kilómetros cada fin de semana, creo que mi pregunta le hubiera tocado la fibra que aún suele vibrarle al oír la palabra “Correr”.  Y es que cuando algo nos gusta, cualquier imagen, sonido o señal con relación nos atrae como la miel a las moscas…

El día de hoy es una oportunidad para vivir mejor que ayer, mañana es la oportunidad para superar el hoy… Quizá hoy corro mejor que ayer y tal vez mañana pueda mejorar aún, pero lo más importante es que hoy corro no para llegar a un destino, sino para mantenerme en el camino.

Felices kilómetros.

Anuncios

2 comentarios el “La Cima

  1. manu dice:

    hola estimado Colega, Espero que muy pronto estes en la Cumbre de tus entrenamientos, en cuanto a mi, las repeticiones no se me dan pero son esencialmente necesarias.
    Excelentes reflexiones las que mencionas en este post.

  2. joan josep dice:

    Que reflexión mas acertada. Al fin y al cabo muchos de nosotros nos acabamos perdiendo en las marcas y las progresiones, pero casi todos empezamos para vivir mejor.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s