Cultivando paciencia, cosechando buenos frutos.

 

“Todo con calma, la paciencia no se compra, se fabrica”, decía mi abuelo cuando me ponía a ayudarle en el trabajo temprano casi aún de madrugada, yo tendría entre 5 o 6 años, en aquellos tiempos me tocaba encender el soplete que funcionaba con petróleo, éste tardaba hasta media hora para calentar lo suficiente como para que se iniciara la combustión adecuada y funcionara como debiera.  Fueron las primeras lecciones de paciencia que mi abuelo quiso enseñar a sus nietos, los dos más cercanos, mi primo Arturo y a mí.

 

Haberme metido en el mundo de los corredores me ha hecho palpar muy de cerca la esencia de lo que mi abuelo me decía.  Hay que ser pacientes para ver resultados, más paciencia para ajustarse a un plan de entreno, se necesita tener paciencia para lograr recorrer distancias largas, aquellas que duran más de 4 horas, paciencia con las lesiones y mucha más paciencia en la recuperación post-competencia.

 

¡¡¡Vamos!!!, ¡Que bonito quedó el texto!, verdadero en historia, personajes y mensaje, pero es más que nada una forma de excusa de mis pocos rodajes a 2 semanas de terminar el ultramaratón.  JEJEJE.

La segunda semana solo acumulé 20 km, que corresponde a una salida de 8 kilómetros el miércoles y un rodaje de 12 kilómetros el domingo.

 

Hoy me propuse volver a la andadas y salí a correr 6 km a 5’45”/km, con sensaciones bastante buenas, al terminar hice 4 rectas de 100 mts a buen ritmo, el resultado final es que me siento con buena condición y estoy viendo la posibilidad de empezar a entrenar para el maratón de Agosto en la ciudad de México.

 

Estoy seriamente tentado a inscribirme a un gimnasio para hacer algo de pesas con algún instructor calificado para cargas adecuadas a nuestro giro, y por si las dudas, estoy agendando una prueba de esfuerzo en una clínica y a partir de ahí tener los elementos y saber si estoy entrenando a la intensidad adecuada o estoy por debajo o arriba de lo indicado para mí.

 

Por otro lado, el trabajo también se empieza a acumular por la temporada de calor, los proyectos empiezan a fluir y a todo mundo le urge que se cumplan a la brevedad, aún sabiendo que los proveedores están a tope en sus tiempos de reacción.  En fin, algo que siempre ocurre en estos tiempos.

 

Felices kilómetros.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal.

3 comentarios el “Cultivando paciencia, cosechando buenos frutos.

  1. Paco Montoro dice:

    Sabias palabras la de tu abuelo, como también tu entrada. Si te apuntas a un gim va a notar la diferencia, vas a correr mejor, de las lesiones casi te olvida y la fuerza que coge no tiene precio. Saludos y a por ese maratón

  2. Joan Josep dice:

    Cuanta razón tiene la gente mayor cuando nos dan consejos. La lástima es que en muchas ocasiones hasta que no tropezamos con ese pedrusco que se nos pone en mitad del camino no aprendemos la lección. Ya nos contarás como te va por el gimnasio.
    Un saludo.

  3. Luis dice:

    Paco:

    Por lo que cuesta el gym creo que me conseguiré u mini para uso particular… a ver como me va con la gomas que sustituirán al gym por un tiempo.

    Joan:

    La verdad, hasta mucho tiempo después uno se da cuenta de la sabiduría de la gente mayor, particularmente cuando hemos comprobado que era verdad, y más aún cuando entramos en el límite de adultos-mayores… pero venga… que aún nos faltan algunos años para tener cabellera plateada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s