Divagando voy

Una semana bastante tranquila en cuanto a entreno, un día de 20 minutos de caminata el miércoles, 30 minutos de trote el Jueves, 40 minutos el Sábado y el Domingo una carrerita de 60 minutos, todos con ánimos de no ponerle mucha “candela” y tomando el ritmo bastante suave.  Todo indica que sigo entero sin efectos de la ultra-pasada del 6 de Abril, pero prefiero tomarlo con calma al menos 2 semanas y pensar en comenzar un mesociclo, quizá tirándole al objetivo de correr en Agosto el maratón de la ciudad de México. 

 

Mis amigos me preguntan frecuentemente como es posible que haya completado 2 maratones y un ultra así “con la mano en la cintura”… ah!! Pobres ilusos, si supieran por las que tuve que pasar, no en vano cuando ellos duermen plácidamente, estoy haciendo mis labores deportivas, aún antes de que salga el sol mi sudor se ha vuelto uno con la brisa matutina, cuando empiezo a ver personas que comienzan sus caminatas matutinas yo he recorrido 5, 10 ó 15 km antes que ellos,  y en las pruebas no es solamente correr y ya, piensan que es solo mover un pie delante de otro, es más que un solo juego, la estrategia del ritmo, la programación de dónde y con qué realizar la hidratación, que si en el km 5 solo agua o electrolitos, que si en el km 20 fruta o barras energéticas, revisar que la vaselina vaya donde tiene que estar, sin poner de más o de menos, cuidar que las zapas y las calcetas están bien colocadas para evitar rozaduras o ampollas, en fin, todo aquello que revisamos con el máximo cuidado pero con el mínimo esfuerzo, ya que esto forma parte de nuestra vida, y que hemos incluido en nuestras rutinas como algo natural y cotidiano.

 

Así que “con la mano en la cintura” no es, hay mucho trabajo de fondo, y diría que sacrificio, pero eso dejó de serlo desde el primer día en que le tomé cariño a esta actividad. Ahora considero que es fruto del trabajo, disciplina y decisión. Por lo pronto mis amigos seguirán dándole vueltas al asunto:  -¿Como es posible que yo, con este cuerpo de tubérculo almidonado (dígase patata o papa), sea capaz de aguantar esas pruebas?, por mala educación respondo con otra pregunta: -¿Dónde está escrito que no puedo?. 

 

Espero tener la sabiduría y lograr enseñarle a mi hija que no hay que imponer límites a nuestras metas, a mi me los impusieron de pequeño, crecí con baja autoestima, con exagerada timidez y siempre con temor a mis acciones, me costó muchísimo trabajo luchar contra eso, hoy no me puedo jactar de que los he librado completamente, pero si llevo mucho camino recorrido y me he superado, esto se debe al tesón de siempre ir más allá, donde nunca pude llegar antes.  Total, el día de mañana, cuando no esté, habrá al menos una persona que me recordará, y quien sabe, cuando llegue a su “meta” sea cual sea, alzará los ojos al cielo y pensará “lo logré, así como Tu lo hiciste”.

 

Felices kilómetros.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal.

3 comentarios el “Divagando voy

  1. Joan Josep dice:

    Bonito post Luís, realmente una muy buena reflexión de lo que nos lleva a muchos a estos niveles de sacrificio, los cambios de hábitos que conlleva y la satisfacción de acabar una carrera determinada. Además si le podemos contagiar ese gusanillo de afan de superación y capacidad de esfuerzo a nuestros hijos, ¿¿¿que mas le podemos dedir a este deporte???
    Un saludo.

  2. Paco Montoro dice:

    Entrada preciosa y con la que comparto totalmente. ¿A que tus amigos no te dicen como se empieza? ¿A que ellos siguen acostado o en sus ratos de ocio ver la tele o en el bar jugando al mus o lo que sea, a que ninguno se pone esa zapatillas y se inician a disfrutar corriendo?
    Sigues así Luis…contagias el placer tuyo por correr
    Saludos

  3. Luis dice:

    Joan:
    Pedirle a este deporte no es necesario, solito nos da lo que tenga que dar, y habrá otras manera de estimular a los peques, pero que mejor que este donde hasta lo disfrutamos y ponemos el ejemplo…

    Paco:
    Cierto, mis amigos no saben mucho de sacrificio excepto cuando se va la energía electrica, no hay señal de televisión y se pierden su programa favorito. Muchos tienen zapatillas pero solo las usan para salir vestidos muy deportivos el fin de semana aunque sea solo para ir de compras… En fin, solo 2 o tres han querido activarse saliendo a correr pero suelen ser no muy constantes y en ocasiones le hacen más caso a la pereza que a su propio instinto debora-kilómetros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s