¿Quiero probar los 50 km?

No me había percatado que llevo casi 2 semanas sin actualizar el sitio.

He estado con trabajo hasta el cuello y estoy llegando bastante tarde a casa, aunque saliendo demasiado temprano a correr.

 Como había comentado me llamaba la atención las distancias por arriba del maratón, por lo que revisando en internet y algunas revistas me enteré que el 6 de Abril se realizaría una carrera de 50 km. en la ciudad de Guadalajara Jalisco. Así que quise asistir al evento y checar como está la logística, como es el terreno, los avituallamientos, el ambiente entre los corredores, en fin, todo lo que conlleva una prueba de esta índole.

 El Sábado 5 convencí a mi esposa e hija para pasar n fin de semana en Guadalajara, salimos a mediodía, en 2 horas llegamos y me dirigí a la expo-deportiva del evento, esta consistía en 5 pequeñas carpas de los patrocinadores y 2 más para lo que era la inscripción  y entrega de paquetes.

 Estando ahí escuche que algunos que se estaban inscribiendo hacían planes de correr solo 25 km, otros que correría los 30 km  y otros comentaban que intentaría terminarlo porque llevaban todo el año preparándolo, así también escuché que aunque que no se complete los 50 km, el refrigerio recibido es muy bueno, también me enteré que la carrera consistía en 10 vueltas a un circuito de 5 km, por lo que cada vuelta se otorgaba una pulsera de color, por lo que se deberían conseguir 10 pulseras para completar los 50 Km. Entre todos los comentarios que estaba escuchando me animé a inscribirme, a fin de cuentas el domingo tenía planeada una tirada de 25 km, además a mi hija le gustó la pulsera rosa que entregarían en el Km 15, así que no me costaba nada conseguírsela. La inscripción fue muy rápida, de hecho el cupo era para 600 participantes, el paquete consistía en el chip, el dorsal y una gorra de ultradistacia, de esas que te protegen el cuello del sol.

 Al terminar la inscripción nos dirigimos a un centro comercial a comer y pasar la tarde de paseo, ya por la noche llegamos al hotel a descansar, puesto que había que madrugar ya que el 6 de Abril también coincidía el cambio de horario de verano.

 El domingo nos levantamos a las 5:00 a.m. ya casi por rutina desayuné un par de piezas de pan tostado y un plátano, preparamos las maletas y salimos a las 6:00 a.m. rumbo al parque metropolitano de Guadalajara, ya que la carrera daba la salida a las 7:00 a.m. Calenté muy poco, casi nada, un par de saltos y algunos estiramientos, la salida se retrasó 15 minutos por los corredores despistados que no tomaron el cuenta el cambio de horario.

Y allá vamos, los primeros 700 mts de asfalto, con una cuesta ligera que llegaba a sentirse en la piernas que aún no entraban en calor, y luego venían casi 3 km de terreno “al natural”, es decir tierra, en parte mojada con lodo no muy profundo, otra con tierra suelta, algunas piedras, subidas y bajadas, y antes de completar la vuelta nuevamente entrábamos en terreno asfaltado hasta la meta. Cuando iba por mi tercer vuelta al haber cubierto 10 km vi a un lado a mi esposa e hija, solo les alcancé a gritar “Esto no está tan llano como la otras!!!!”, desde la primera vuelta me había dado cuenta que completar las 10 vueltas no era nada sencillo por los desniveles y el tipo de ruta.

En las siguientes vueltas aflojé el paso porque sentía un calor concentrado en el bíceps femoral derecho, como si fuera a darme un calambre (cosa que supuse, ya que nunca me han dado calambres).  Cuando completé la quinta vuelta (la marca de los 25 km), mi esposa me alcanzó a gritarme que iba a llevar a mi hija a los juegos que están instalados en el parque y regresaban en media hora, entonces decidí dar otra vuelta, a fin y al cabo aún no me sentía agotado, completé los 30 km y al llegar a la meta alcancé a ver a la distancia que aún seguían en los juegos, así que dije que otra más, total 35 km no pasa nada y me sentía entero.  Al terminar los 35 km, mi esposa e hija habían regresado y me preguntaron que si ya había terminado las 10 vueltas, alcancé a gritarles “No, pero voy a darme otra vuelta”, ahí los organizadores empezaron a entregar geles energéticos, los cuales por primera vez los probé y recordé lo que tantas veces he leído en los blogs que frecuento, así que lo tomé en pequeñas proporciones diluyéndolo con agua. Esto me dio un pequeño levantón, por lo que alcancé a cubrír los 40 km.  A estas alturas ya empecé a hacer cuentas, ya me había pasado 15 km de mi objetivo de carrera y me faltaban 10 km para completar la carrera, iba haciendo inventario del estado físico: 

 Intensidad de calor: Fuerte pero tolerable con la hidratación adecuada.

Cabeza: Funcionando (eso pensé, por ende sigue funcionando aunque sea mal.)

Cuello: Cansado, sensación igual al que llevo en las tiradas de 30 km.

Hombros: Normales.

Brazos y manos: Normales, sin entumecimientos no tensos.

Pulmones:  Respiración normal, el aire es limpio y se antoja seguir respirándolo.

Cintura: Normal, no hay cansancio en la zona lumbar ni en las articulaciones.

Muslos: Normales, aún con fuerza suficiente para exigirles y seguir corriendo.

Rodillas: Crujiendo normalmente pero sin dolor, es decir aún en buen estado.

Gemelos: Algo cargados pero con fuerza para un par de horas más.

Tobillos: Cansados pero fuertes.

Pies: Ahhhhhhh!!!! Como duelen!!!!, pero sólo la bola del pie.

 

Resultado del análisis:  Puedo completar los 50 km, siempre y cuando sea capaz de soportar el dolor en los pies.

Haciendo memoria, en mis dos maratones ese ha sido mi mayor problema y no ha pasado a más, así que porque no intentarlo.  Como pude me decidí a terminar la dos vueltas faltantes, – No importa que llegue al final, el objetivo ahora es terminar-.

 

Pues fueron los 10 km más duros en mi vida, los he sufrido como nunca, he visto gente rendirse a medio camino, casi la mitad de los que empezaron ya habían desertado, y yo seguía aún en pie. Me tocó caminar, me tocó alentar a dos que tres y recibí los ánimos de muchos más. En la última vuelta hice uso de mis recursos para terminar corriendo aún a pesar del cansancio en mi pies, y en esta ocasión tuve oportunidad de entrar de la mano de mi hija que me dio más fuerzas al ver lo feliz que iba cruzando la meta con su papá que se había convertido en un ultra-héroe.  Espero que suban alguna foto mía para poder colgarla también en este sitio.

 

No fui el último, y quedé en el lugar 152 general, el número 19 de mi categoría, con un tiempo de 6 horas 13 minutos.

 

Al terminar nos dieron lo que fue todo un banquete, con comida a manos llenas, sin restricciones por corredor.  De ahí pasé por el área de masajes, supongo que fue lo mejor que pude haber hecho, porque hoy he amanecido sin mayores problemas que el cansancio que da una tirada larga.

 

Tenía contemplado correr algún día los 50 Km, pero nunca pensé que los correría a un mes de haber terminado un maratón, supuse que eran difíciles de cubrir y que lo más difícil serían los últimos 15 km, y no me equivoqué.  Los corrí, los caminé, los completé, los disfruté y sobretodo los sufrí, ese sufrimiento de saber que puedes y una parte de tu cuerpo pide a gritos que ya no más, la angustia de saber que estas cerca de cumplir pero tan lejos para llegar, el saber que has cubierto el 98% y un 2% puede ser la diferencia entre la victoria y la desilusión.  Solo quien está dispuesto a pagar el precio físico por ese 2% sale victorioso, aunque sea el último en llegar pero triunfante por la magnitud del esfuerzo.

 ¿Y saben que pienso ahora de correr distancias mayores a 42.195 km?…. Que lo volveré a hacer si Dios me lo permite el próximo año  Jejeje… endorfino-masoquista creo yo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios el “¿Quiero probar los 50 km?

  1. Joan Josep dice:

    Buff!!! Luís, estás que te sales. Sin tener previsto hacer esa tirada vas y completas una carrera de 50 km.!!! Parece increible, pero se nota que llevabas en el cuerpo todo el entreno que habias hecho para preparar el maratón. Me alegro que, aunqué casi sin quererlo, hayas terminado con éxito tu primer intento de ultrafondo. Y además acompañado a la meta por tu hija. Enhorabuena.
    Un saludo.

  2. Paco Montoro dice:

    Amigo Luis, gestas como la tuya de ahora me motivan a seguir en este mundo tan apasionante…increíble a un mes escaso de la maratón vas y te metes entre pecho y espalda 50 kms ni mas ni menos…me quito el sombrero y desde el principio de leerte lo tenía claro…este Luis tiene kms para rato…Enhorabuena campeón y a seguir así

  3. Curro Avalos dice:

    Espectacular Luis.
    Excelente ejemplo de persistencia y pundonor.
    Quizá lo que más me ha impactado haya sido el hecho de haberte tragado una maratón unos días antes.
    ¿Te has planteado que quizá lo tuyo sea el ultrafondo?.
    Te mando un fuerte abrazo.
    Curro.

  4. Luis dice:

    Joan:
    Es gratificante cruzar la meta, pero lo es más cuando vas acompañado por alguien a quien quieres y por quien brindas el triunfo.

    Paco:
    Y quería seguir corriendo pero el comité organizador ya no me dejó… :oD
    La verdad hasta yo me sorprendí cuando lo terminé, fué una decisión basada en el análisis del momento y ver que no estaba tan “peor” como creía.

    Curro:
    Persistencia u obstinación, duro de cabeza creo.
    La verdad es que el maratón anterior no me desgasté tanto porque lo cubrí a un paso muy inferior al entrenado, lo mismo ocurrió en este ultra, pero creeme, estoy considerando ciertamente lo del ultrafondo en mi caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s