Divagaciones

El pensador

Esta vez usaré totalmente este espacio para escribir sobre algo que no sean  mis entrenamientos o el como me ha ido en la semana, la lectura del texto en forma completa o parcial queda bajo su propio riesgo, quedan advertidos. 

En el mundo que nos tocó (si, éste limitado a 3 dimensiones), existe la gente que emprende algo y le da seguimiento hasta que alcanzar sus objetivos, hay quienes emprenden algo y a la mitad del camino lo suspenden, y otros que simplemente ni empiezan, ¿Cual es el causa de esto?, además de factores externos, como económicos, familiares, sociales, hay otros internos, motivación, seguridad, satisfacciones, pero creo que también influye mucho la actitud, en específico podría considera que dos actitudes detonan los resultados que se obtienen: el pesimismo y el optimismo. Habrá quien diga que no es pesimista, que solo es “realista”… ¡Wosshhh!, desde ahí ya empezamos mal, personas que adquieren el compromiso de hacer real su pesimismo, cuantas veces hemos oído decir –“Es que en mi casa cuando no está enfermo éste, está enfermo aquel, o el otro, o yo…  etc”, otra frase muy común –“NO, es que nunca me saco nada”, ó –“Es que a ti te sale bien todo, pero a mi es otro cuento”.  Cuando escucho esto en personas que no son parte importante de mi vida, simplemente escucho, callo y dejo que continúen con sus interminables comentarios (generalmente quedan como quejas) que se convierten en competencias para ver a quien le va peor, como si quisieran ganar la copa a la mejor “víctima”, generalmente siempre empiezan sus frases con la palabra “NO” y el “Es que”.  La primera notoriamente es la negativa, siempre nos dicen que hay que saber decir “NO”, pero caramba, esta frase debe usarse como defensa propia, y dejarla a un lado para expresarnos cotidianamente.  La dos palabras “Es que” denotan justificación, excusa o paliativo de lo que aparentemente se sale de “nuestras posibilidades”.A lo largo de mis 33 años he convivido con gente que se la vive platicando con todo mundo de lo mal que le ha ido, y conforme transcurre el tiempo esas personas siguen igual.  Por otro lado hay gente que siempre ha visto la vida como una oportunidad y que están llenas de frases como por ejemplo: -“Estoy enfermo, pero hoy me cuido y en un par de días como nuevo”, -“Económicamente estoy cruzando una mala racha, es tiempo de activarme para salir adelante”. Estas últimas personas viven con una sonrisa en la cara y salvo raras ocasiones logran salir de cualquier problema tarde o temprano.¿Porque he querido escribir sobre esto hoy?…. Porque en el fondo he buscado la razón del porque la vida me ha llenado de bendiciones, una esposa comprensiva y que está conmigo en todo momento, mi hija que me llena de alegría con sus ocurrencias y me llena de abrazos y besos al verme llegar, un trabajo lo bastante divertido sin rutina y lleno de retos, un jefe con una calidad humana y que se ha encargado de proporcionarme las facilidades para desarrollarme en mi trabajo, amigos incondicionales de los que siempre recibes apoyo, una actividad deportiva que me ha dado satisfacciones y beneficios saludables… y un sin fin de etcéteras. ¿Que me ha ocasionado esto?, reviso mi vida, ésta inició con algunas situaciones “normales”: Nací en un seno familiar roto, mi madre se separó de mi padre aún cuando no había nacido, las relaciones familiares de mi madre con mis tíos y abuelos no era lo más afectivas.  Mi madre siempre fue y sigue siendo una persona “quejosa” aunque muy enérgica cuando de correctivos se trataba, viví una infancia muy austera económicamente hablando.La respuesta queda en que ese inicio marcó la forma en que veo la vida, siempre tengo una sonrisa para compartir en casa, con los amigos y en el trabajo.  Descubrí que en vez de quejarse y lamentarse por las cosas incómodas, puedo aprovechar ese tiempo para hacer algo al respecto y cambiarlas hasta donde sea posible.  Como escribía al principio, mucho es por actitud.  Mi madre ha querido cambiar su posición “quejosa”, sin embargo cambiar conductas de toda una vida es difícil y requiere mucha disciplina, afortunadamente ha visto que las cosas se ven diferentes cuando eres positivo, le digo que a sus 51 años es buena edad para disfrutar el resto de sus días y no preocuparse por lo que dejó de hacer. 

Amigos corredores:  La mayoría tenemos este vicio deportivo porque vemos la vida positivamente, de otra manera hubiera sido fácil darse por vencido el primer día. Hemos eliminado las excusas de –Es que hace mucho frío. –Es que no soy rápido. –Es que se van a burlar de mí.  También la negaciones han pasado al segundo plano –No me atrevo a correr un maratón, -Ni en sueños correré tanto tiempo.  Ahora que lo recuerdo, algún día escuché la frase: “La actitud y no la aptitud, determina la altitud”. 

Una pregunta queda en el aire, y cada quien la responderá para sí mismo: 

¿Cuáles son mis límites reales y cuales me impone mi actitud?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Offtopic.

4 comentarios el “Divagaciones

  1. lucas dice:

    Afortunadamente, la vida me ha enseñado lo suficiente como para poder responder con rotundida.
    NO HAY MAS LIMITES EN LA VIDA QUE LOS QUE TU MISMO TE PONGAS, AMIGO.
    Esto es así, aunque no lo sepamos, no lo queramos ver, o no nos ATREVAMOS a verlo.
    A mis 36 añitos te lo puedo asegurar. Los sueños y los retos están ahí para marcar el camino. Personales y profesionales. Los dos. Si te lo curras bien, se superan. Pero tienes que apuntar lejos, para, por lo menos, quedarte a mitad de camino y que eso sea un avance.
    Y todo eso sin dejar de disfrutar, que la vida es un suspiro, y hay que disfrutarla.
    Carpe Diem, amigo, Carpe Diem.

  2. Paco Montoro dice:

    Hola Luis me ha encantado este post que llenas de aptitudes muy positivas. Sigue igual. Saludos

  3. SlowPepe dice:

    En la puerta de la pequeña capilla que hay en el patio trasero de un albergue de peregrinos leí lo siguiente: “Lo importante no es lo que te pasa, sino cómo te enfrentas a ello”. Si uno encara la vida con suficiente actitud, la mayor o menor aptitud no es un factor determinante. En muchos más casos de los que nos pensamos, querer es poder.

    Gracias por tus reflexiones y un abrazo.

  4. Luis dice:

    Lucas / Paco / Pepe:

    Estas reflexiones solo en raras ocasiones me salen cuando estoy algo inspirado, gracias también por compartir no solo conmigo sino con todo el mundo lo que llevan por dentro y externan en sus blogs y comentarios en los demás, también los invito a no dejar a un lado la buena costumbre de mantenernos enterados de sus avances y reflexiones.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s